Para qué os vamos a engañar, nos gusta el color rojo.